miércoles, 12 de septiembre de 2007

OCTAVO MENSAJE: Como administrar el estrés


Mateo 6:34

INTRODUCCIÓN

§ Vamos a considerar la séptima y última práctica de una vida saludable, administrar el estrés.

§ La vida moderna llena de actividades y de presiones y particularmente en ciudades como la nuestra, han cambiado nuestro ritmo de vida y favorecen el estrés.

§ Pero, ¿qué es el estrés? Es toda demanda física o psicológica que hace que el cerebro se ponga en guardia. La reacción del cerebro es preparar el cuerpo para la acción defensiva. El sistema nervioso se despierta y las hormonas se liberan para activar los sentidos, acelerar el pulso, profundizar la respiración y tensar los músculos. Esta respuesta es importante, porque nos ayuda a defendernos contra situaciones amenazantes. La respuesta se programa biológicamente. Los episodios cortos o infrecuentes de estrés representan poco riesgo. Pero cuando las situaciones estresantes se suceden sin resolución, el cuerpo permanece en un estado constante de alerta, lo cual aumenta la tasa de desgaste fisiológico que conlleva a la fatiga o el daño físico, y la capacidad del cuerpo para recuperarse y defenderse se puede ver seriamente comprometida. Como resultado, aumenta el riesgo de lesión o enfermedad.

Nuestra situación

  • ¿Vivimos preocupados? ¿Padecemos un estado continuo de estrés? Veamos algunas de las cosas que nos preocupan o estresan:
    • Problemas familiares e interpersonales
    • Problemas con las finanzas
    • El trabajo
    • La escuela
    • El retiro
    • La salud
  • Algunas personas son más propensas a vivir bajo condiciones de estrés:
    • Las proactivas
    • A las que les gustan tener todo bajo control y
    • A las que tienen altos niveles de exigencia en su desempeño
  • Y aunque todos estamos expuestos a vivir situaciones estresantes; cada persona reacciona ante los mismos hechos de manera diferente. Algunos le abren la puerta al estrés y otros no.

§ Fuimos educados en la familia para pensar de cierta manera y la cultura de las clases medias nos coloca dentro de un marco de pensamiento. Por ejemplo:

o Valoramos a las personas muy ocupadas que tienen muchos compromisos que atender

o Valoramos a las personas muy activas y que tiene muchas cosas qué hacer.

o Valoramos a las personas que tienen mucho, muchas cuentas por pagar y muchas tarjetas de crédito.

o Valoramos a las personas que sobresalen en el deporte, en la escuela, etc.

Qué podemos hacer

  • La verdad es que no necesitamos un milagro para administrar el estrés, la solución es cambiar nuestra forma de pensar y nuestro estilo de vida.
  • El estilo de vida es el resultado de nuestros hábitos: “siembra un hábito y cosecharás un carácter” Los hábitos se forman a través de la práctica, de la disciplina.
  • Para cambiar de manera de pensar es necesario educar nuestra mente, mediante la formación de hábitos de pensamiento. Recordemos que la Escritura dice: 2…sino sean transformados mediante la renovación de su mente.” Romanos 12 NVI
  • La primera parada en la administración del estrés se llama: hábitos de pensamiento.

Qué dijo Jesús

La séptima práctica para tener una vida saludable es

ADMINISTRAR EL ESTRÉS

34 Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. NVI

Administra el estrés pensando de manera diferente

CON JESÚS APRENDEMOS A PENSAR DE UNA MANERA DIFERENTE

§ Luchamos con una batalla en nuestra mente: la batalla se llama resistencia al cambio

o Estamos acostumbrados a pensar egocéntricamente y al estar permanentemente insatisfechos nos estresamos

o Permitimos que el enemigo siembre en nuestra mente pensamientos: negativos y pesimistas y vivimos angustiados y en derrota

CON JESÚS APRENDEMOS A PENSAR CON UN NUEVO PARADIGMA: EL REINO DE DIOS

§ Jesús nos indica que debemos enfocarnos en el presente. El día de hoy

§ Jesús me enseña que el único que tiene mi vida bajo control es Dios y que debo aprender a discernir entre aquello que él me permite controlar y lo que no puedo controlar.

§ Jesús me enseña a disfrutar y agradecer el momento presente, no pensar en otras metas o proyectos

§ Jesús me enseña a pensar en mi pasado, presente y futuro de una manera diferente. Confiar en que Dios tiene el control de mi vida, simplemente me tomo de su mano. Cambia mi percepción de lo que he vivido. Dios no desperdicia una sola experiencia de mi vida para cumplir su propósito.

§ Jesús nos indica que no debemos angustiarnos. La angustia provoca sufrimiento y enfermedad y afecta nuestro desempeño.

§ Al no angustiarnos Jesús nos enseña a saber tolerar la frustración

§ Jesús nos enseña a confiar en él y a salir de nuestra zona de comodidad, el estrés positivo

Recuerda que una golondrina no hace un verano, se trata de disciplinar nuestra mente para aprender a pensar como Cristo

Qué sucederá en mi vida

Los beneficios de saber administrar el estrés son muchos, uno de ellos es tener una vida saludable, una MEJOR CALIDAD DE VIDA.

§ Tu vida es una ofrenda, una alabanza a Dios

§ Mejorar la percepción de ti mismo

§ Mejoran tus relaciones humanas

§ Mejora tu vida familiar

§ Mejora tu desempeño laboral

COSAS QUE HÁCER

He aquí algunas cosas prácticas que podemos hacer a partir de este momento para administrar el estrés:

  • Saber decir no

§ Meditar en la palabra de Dios y practicar la oración de gratitud

  • Crearte un margen de tiempo y de dinero
  • Remover factores estresantes en tu medio ambiente personal
  • Tener amigos positivos y compartir con ellos

Te invito a que hagas conmigo esta oración:

  • Señor Jesús, reconozco que he hecho de mi vida lo que yo he querido y no te he tomado en cuenta. Por eso motivo he estado viviendo bajo muchas presiones y estrés. Me arrepiento de haber vivido lejos de ti y acepto la invitación de ser un seguidor de Jesús. Creo en él mocoso mi Salvador. Amén
  • Señor Jesús, te pido perdón por no saber decir no, por llenar mi vida de actividades y no saber administrar mi tiempo y mis finanzas. Me arrepiento de mis pecados y te ruego que me des la fuerza para obedecer tu palabra cambiando mi forma de pensar. Amén

RPB. Domingo 9 de septiembre del 2007